Variación genética en WSS, resistencia AHPND en camarones blancos del Pacífico

Los experimentos evalúan las complejas relaciones entre huéspedes y agentes etiológicos.

En el estudio AHPND, los camarones se infectaron con Vibrio parahaemolyticus en acuarios de laboratorio.

El síndrome de la mancha blanca (WSS) y la necrosis hepatopancreática aguda (AHPND) se han convertido en una de las principales causas de pérdidas económicas en la producción de camarón en todo el mundo. La prevención de estas enfermedades es muy difícil y los esfuerzos para controlarlas a menudo han arrojado resultados contradictorios. Además, algunos sistemas de producción intensiva parecen favorecer su rápida difusión.

En tales escenarios, el desarrollo de resistencia a enfermedades es una forma práctica de abordar este problema en el cultivo comercial de camarón. Para la resistencia a las enfermedades, la cría de camarones es rentable en ausencia de otras medidas de control simples y rentables y de resistencia a patógenos genéticamente diferentes.

Experimentos experimentales

Los autores realizaron un análisis preliminar de datos experimentales de experimentos realizados en 2014 para evaluar si existe resistencia genética al WSS y AHPND. La población heterogénea incluyó familias de Litopenaeus vannamei de camarones blancos del Pacífico del criadero de Maricultura del Pacífico en México y familias de dos fuentes ecuatorianas diferentes, incluidos sus cruces.

Las familias de L. vannamei estuvieron expuestas al virus del síndrome de la mancha blanca en recipientes de laboratorio revestidos.

Para el desafío AHPND, 144 familias (28 hermanas carnales en Ecuador, 100 medias hermanas en México y 16 familias hermanas carnales en Ecuador x México) con un peso corporal promedio de aproximadamente 2 g se mantuvieron en dos acuarios replicados. El inóculo bacteriano de la cepa Vibrio parahaemolyticus M0904 que causa AHPND se añadió directamente a una densidad final de 105 unidades formadoras de colonias / ml.

Para el desafío WSS, seis tanques de replicación que contenían todas las familias con un promedio de 4 g de peso corporal de camarones fueron infectados por vía oral a una dosis superior a 107 copias de ADN viral / g. Los detalles y los resultados completos de los procedimientos de prueba se publicarán en breve en una revista científica.

La herencia para la resistencia AHPND fue baja, menos de 0.10, mientras que cerca de 0.20, fue moderada para WSS. Estos resultados mostraron que la mejora genética de la resistencia a estas dos enfermedades es factible, aunque el desarrollo genético es más lento en AHPND. La correlación genética no mostró un fuerte antagonismo entre la resistencia a estas enfermedades.

Los autores también encontraron diferencias significativas en la resistencia a enfermedades al comparar la línea de selección genética de alto crecimiento, las dos líneas genéticas de bajo crecimiento de Ecuador y sus cruces. En comparación con la línea mexicana, las líneas ecuatorianas fueron más resistentes tanto a AHPND con 1 g de peso corporal como al WSS con 4 g de peso corporal. Sin embargo, a 8 g de peso corporal, no hubo diferencia entre las líneas de resistencia AHPND.

El análisis de líneas de primera generación y más antiguas sugirió efectos dominantes sobre la resistencia AHPND y efectos recesivos sobre la resistencia al WSS. Los resultados mostraron que existen diferencias en la resistencia a las enfermedades y el peso corporal entre las líneas genéticas y los diferentes mecanismos de resistencia de cada enfermedad. Estos rasgos genéticos son la base para el desarrollo de una nueva línea genética resistente a las enfermedades y de rápido crecimiento.

Evaluación genética

La herencia es un elemento importante para predecir la respuesta esperada a la selección genética. Cuanto mayor sea la herencia, mayor será la respuesta a la elección. Es importante recordar que los cambios genéticos resultantes de la selección se acumulan en la población durante generaciones, lo que permite un desarrollo continuo incluso cuando la herencia de los rasgos seleccionados es baja.

Uno de los principales desafíos en la evaluación genética de la resistencia a las enfermedades es cómo generar datos de resistencia a las enfermedades. En términos prácticos, la resistencia a las enfermedades se puede medir como el porcentaje de supervivencia de los animales infectados.

Para sobrevivir, un animal necesita mecanismos para resistir desafíos o resiliencia, o debe ser protegido artificialmente de los animales. Por lo tanto, medir la supervivencia de los animales durante la infección es crucial para que podamos seleccionar familias de animales con mayor resistencia genética.

La mayoría de los estudios son problemas experimentales bien diseñados, pero en este tipo de experimento, se pueden excluir algunas condiciones naturales de los brotes. Se pueden realizar otros estudios utilizando datos de brotes naturales, aunque incluyen muchas variables incontrolables.

Brote o prueba

Cuando la evaluación genética de las familias se lleva a cabo durante los brotes naturales, se observa resistencia en las condiciones reales en las que se produce la enfermedad. Sin embargo, es difícil predecir dónde comenzará la enfermedad. Además, la recuperación de animales reproductores de estanques comerciales afectados por la enfermedad es difícil.

Este enfoque puede estar relacionado con el aumento de los costos de los daños causados ​​por enfermedades y los esfuerzos para monitorear el pedigrí de los animales en los estanques afectados. Además, los animales pueden morir o sobrevivir a un brote natural por razones no relacionadas con la enfermedad objetivo.

Por otro lado, las evaluaciones basadas en desafíos experimentales permiten estandarizar el procedimiento de manejo, lo que asegura que se identifiquen las posibles causas de muerte y se mantenga el control del árbol genealógico. Por lo tanto, la evaluación genética es más precisa, pero las condiciones pueden diferir significativamente de las ocurrencias naturales.

Perspectivas

Las complejas relaciones entre hospedadores y agentes etiológicos varían entre especies, poblaciones animales, ambientes y períodos de tiempo. Estos factores son relevantes cuando se consideran estrategias a largo plazo para la selección genética para la resistencia a enfermedades.

El desarrollo de programas de reproducción de resistencia a enfermedades requiere una evaluación de la variación genética de las enfermedades en cuestión y sus vínculos genéticos con otros rasgos importantes, como el crecimiento y la supervivencia general, para maximizar la rentabilidad de las granjas camaroneras. Sin embargo, debemos recordar que los resultados no siempre pueden extrapolarse a otras poblaciones o condiciones de producción.

Deja un comentario