Los microminerales son componentes importantes de los piensos

Los oligoelementos orgánicos son más eficaces que las formas inorgánicas.

El micrototipo aumenta la mortalidad y disminuye el valor comercial.

El papel de los microminerales o oligoelementos en las funciones metabólicas básicas, a excepción de la osmorregulación, es el mismo para los animales acuáticos y terrestres. Estos microminerales, como cromo, cobalto, cobre, yodo, hierro, manganeso, molibdeno, selenio y zinc, son necesarios en pequeñas cantidades y están involucrados en varios procesos bioquímicos (Cuadro 1).

Nengas, microminerales, Tabla 1

Funciones microminerales

Cromo El cromo está vinculado a un factor de tolerancia a la glucosa, una molécula organometálica que potencia la acción de la insulina, que es importante en el metabolismo de los carbohidratos.
Cobalto El cobalto y las bacterias intestinales son importantes en la síntesis de vitamina B12.
Cobre El cobre participa en la hematopoyesis, metaloenzimas dependientes del cobre responsables de reducir la oxidación y la absorción y el metabolismo del hierro.
Yodo El yodo es un componente importante de las hormonas tiroideas, que es importante para regular la tasa metabólica de todos los procesos corporales. Tiene funciones en la termorregulación, el metabolismo mediador, la reproducción, el crecimiento y el desarrollo, la hematopoyesis y la función circulatoria y neuromuscular.
Hierro El hierro es esencial para la producción de hemoglobina, mioglobina, citocromos y muchos otros sistemas enzimáticos. El hierro es uno de los principales metales implicados en la oxidación de lípidos.
Manganeso El manganeso es un cofactor o componente de varias enzimas importantes responsables de la formación ósea, la síntesis de urea, el metabolismo de los aminoácidos y la oxidación de la glucosa.
Molibdeno El molibdeno es un cofactor de la xantina oxidasa.
Selenio El selenio es un componente importante de la familia de enzimas glutatión peroxidasa, que protege a las células de los efectos nocivos de los peróxidos. El selenio trabaja con la vitamina E para actuar como un antioxidante biológico para proteger los fosfolípidos poliinsaturados en las membranas celulares y subcelulares del daño peroxidativo.
Zinc El zinc actúa como cofactor en varios sistemas enzimáticos y es un componente de muchas metaloenzimas necesarias para el crecimiento, desarrollo y función normales.

Tabla 1. Microminerales y sus funciones.

Están involucrados en el metabolismo celular, la formación de estructuras esqueléticas, el mantenimiento de sistemas coloidales, la regulación del equilibrio ácido-base y otras funciones fisiológicas. Son componentes importantes de hormonas y enzimas y actúan como cofactores y / o activadores de muchas enzimas. Sin embargo, en comparación con la industria de los animales terrestres, nuestro conocimiento de las necesidades microminerales de los peces suele ser limitado.

Dietas

La acuicultura mundial en los países desarrollados está cada vez más representada por prácticas agrícolas intensivas que utilizan nutrientes completos como única fuente de nutrición. Tradicionalmente, la harina de pescado ha sido un componente clave de estas dietas. Otros alimentos de origen animal, como la harina de carne y huesos, la harina de subproductos avícolas y la harina, también son relativamente ricos en minerales. Sin embargo, debido a las preferencias de los consumidores y la legislación relacionada con los problemas de salud recientes en el sector de los animales terrestres, estos han sido excluidos de los piensos acuáticos en algunas áreas.

Las fórmulas dietéticas han experimentado cambios estructurales radicales en los últimos cinco años debido a consideraciones económicas y sostenibles que han requerido reducir el uso de harina y aceite de pescado y reemplazarlo por fuentes alternativas más sostenibles de proteína vegetal y aceite vegetal.

Las fuentes de proteínas vegetales modificadas y no modificadas, como la soja, las legumbres, las tortas de semillas oleaginosas, los piensos de las hojas, los concentrados de proteínas de las hojas y la harina de tubérculos, y las proteínas unicelulares producidas por métodos de fermentación, como la levadura y las algas, se utilizan ahora ampliamente. .

Preocupaciones dietéticas

El uso de fuentes alternativas de proteínas en los alimentos acuáticos es motivo de gran preocupación por la presencia de perfiles de nutrientes, fuentes de minerales pobres y factores antinutricionales que pueden afectar la biodisponibilidad micromineral. Un aumento en la proteína de la dieta vegetal conduce a un aumento de los componentes no digeribles, polisacáridos libres de fibra y almidón, y un aumento asociado en los niveles de ácido fítico y sus interacciones negativas con la disponibilidad de minerales. Además, afectan el fósforo disponible, los fosfolípidos y la digestibilidad general del contenido de proteínas. La disponibilidad y absorción de zinc dietético se reduce en presencia de fitatos.

¿Cómo obtienen los peces los minerales?

Determinar las necesidades nutricionales minerales de los animales acuáticos es difícil porque, a diferencia de los animales terrestres, absorben minerales no solo de la dieta sino también directamente de su medio ambiente acuático externo.

Los peces de agua dulce absorben sales a través de las branquias. Combinada con un área de superficie corporal baja, esta permeabilidad permite a los peces mantener los niveles de iones en sangre en concentraciones más altas que en el ambiente externo. Los peces marinos pasan el agua a través de todas las superficies permeables y, por lo tanto, deben reemplazar osmóticamente el agua perdida con agua de mar potable, permitiendo que los iones y el agua se absorban a través del intestino hacia el torrente sanguíneo.

Los peces pueden regular sus concentraciones microminerales cercanas a lo normal excretando dosis excesivas de microminerales en la orina y las heces. Las formas inorgánicas de microminerales se han utilizado tradicionalmente como aditivos alimentarios, pero su escasa biodisponibilidad y excreción en los alimentos y las heces no consumidas tienen un impacto directo en el medio acuático, especialmente debajo de las jaulas.

Disponibilidad de ácido fítico, fósforo y minerales. El ácido fítico es la principal forma de almacenamiento de fósforo en los tejidos vegetales. El fitato-P no suele estar disponible en la mayoría de los peces y rumiantes. Reduce la disponibilidad de minerales en quelatos de quelato, hierro y macrominerales con calcio y manganeso.

Biodisponibilidad mineral, almacenamiento

La biodisponibilidad y el almacenamiento tisular de los minerales es primordial para su valor nutricional. Los minerales quelados con moléculas orgánicas tienen una mayor biodisponibilidad que las formas inorgánicas correspondientes e interactúan menos entre sí en el tracto gastrointestinal. Los quelatos de aminoácidos de cobalto, manganeso y zinc están más fácilmente disponibles que sus sales inorgánicas, mientras que se estima que el viaje de quelato de zinc orgánico es tres veces más fuerte que el sulfato inorgánico.

Las formas orgánicas pueden aumentar significativamente la absorción de un elemento al liberarlo o absorberlo como un quelato intacto. Los minerales quelados son menos sensibles a los efectos inhibidores de otros compuestos porque son menos solubles en agua. La biodisponibilidad y la eficiencia crecientes de las formas microminerales orgánicas pueden reducir drásticamente los insumos necesarios y reducir la liberación de desechos al medio ambiente.

Cuando la cantidad de microminerales en los alimentos excede los requisitos, muchos tejidos actúan como depósitos de almacenamiento, y las formas microminerales orgánicas se acumulan de manera más eficiente que las inorgánicas. Los peces almacenan microminerales en tejidos blandos como músculos, hígado y huesos, y sus medidas se utilizan como indicadores del valor nutricional de una dieta práctica.

Estrés, resistencia a enfermedades

En el cultivo intensivo, las condiciones ambientales y de calidad del agua fluctuantes, junto con las prácticas prácticas de cría de animales, pueden conducir a situaciones estresantes que afectan las necesidades fisiológicas y microminerales de las especies cultivadas. De hecho, como se informó en la acuicultura en 2009, Sebastien Rider demostró que el estrés físico crónico en la trucha arco iris aumentó el uso de selenio, como lo indica la reducción significativa de las reservas de tejidos de selenio y el aumento de la actividad de la glutatión peroxidasa. También señaló que en situaciones de estrés, la forma orgánica del selenio era más eficaz para mantener el estado del selenio que la forma inorgánica.

Las condiciones de estrés también pueden afectar la regulación osmótica e iónica de las branquias. En los peces de agua dulce, esto puede provocar una pérdida pasiva de iones y una absorción de agua. En aguas marinas, esto puede aumentar los flujos de iones pasivos y la pérdida de agua, mientras que inhibe el intercambio de iones activo en ambos.

El hierro orgánico quelado se ha utilizado para aliviar los síntomas de la anemia y la mortalidad causada por las infecciones del parásito microcotilo y su interacción con las células sanguíneas del hematocrito del mejillón.

Proteccion inmunologica

El interés por los microminerales se ha visto particularmente reforzado por la importancia de sus funciones en la protección inmunitaria y antioxidante. La importancia del selenio en la alimentación de los peces está aumentando significativamente a medida que se intensifica la industria.

Al igual que otras industrias de piensos, el selenio orgánico ha demostrado ser más eficaz para alimentar a los peces que sus formas inorgánicas. El selenio es particularmente importante en el sistema inmunológico porque se agrega a las selenoenzimas activas como selenocisteína. Protegen las células fagocíticas del sistema inmunológico innato, uno de los aspectos mejor caracterizados de la naturaleza del selenio para proteger contra enfermedades.

Las dietas completas son necesarias en la situación cultural y, por lo tanto, deben proporcionarse micronutrientes en cantidades suficientes para garantizar un crecimiento óptimo y una eficiencia de producción. Esto es especialmente cierto en situaciones intensivas donde la falta de varios nutrientes, especialmente vitaminas y microminerales, puede afectar significativamente la inmunocompetencia y la resistencia a las enfermedades.

Se ha demostrado que algunos suplementos de micronutrientes que superan los requisitos mínimos tienen un efecto positivo en la inmunidad, así como en la resistencia y la recuperación de enfermedades.

Aunque las formas microminerales inorgánicas son suficientes para evitar déficits completos en la mayoría de las especies, existe una clara tendencia hacia formas más biodisponibles para todos los componentes de la dieta de humanos y animales, especialmente los animales de granja.

(Nota del editor: este artículo se publicó originalmente en la edición de mayo / junio de 2012 de ).

Deja un comentario