La clave para evaluar el control de las postlarvas de las enfermedades del camarón

Los fabricantes deben seguir los criterios estándar para almacenar postluvares

Las tres espinas de la tribuna y la pequeña columna vertebral en la foto de la izquierda muestran camarones PL10. Cada columna vertebral completamente formada en la tribuna de la tribuna del camarón blanco representa tres etapas larvarias (derecha).

En el cultivo de camarón, las enfermedades virales y bacterianas han causado miles de millones de dólares en graves daños económicos durante los últimos años. La calidad de las postlarvas se ha convertido en uno de los aspectos más importantes en el control de estas enfermedades. Los productores de camarón deben aplicar una serie de criterios estándar al evaluar el stock de laca que se suministrará a sus estanques.

Talla de calcetín

El tamaño recomendado para el camarón para almacenamiento directo en estanques pequeños es el de ostras con hojas postales, las cuales han estado en la etapa de cría durante 10 días (PL10), ya que en esta etapa se logra el desarrollo intestinal completo, lo que hace que el camarón se transporte, aclimata y granja. En fincas con una salinidad de menos de 5 ppt, PL12 tiene un equipo de asentamiento adecuado.

Una forma práctica de identificar las etapas postlarvales del camarón blanco es observar el número de vertebrados en estos vertebrados. La etapa PL10 tiene tres espinas completamente desarrolladas y una cuarta yema vertebral desarrollándose en la tribuna, mientras que el camarón PL12 tiene cuatro espinas completamente desarrolladas. Por otro lado, el peso y la edad de las postlarvas de camarón están directamente relacionados con estos estadios. Por lo tanto, en un criadero, las larvas normalmente desarrolladas deben tener las siguientes características:
• Peso corporal del día 14 (PL4-5) ≤ 1000 PL / 1 g
• Peso corporal del día 16 (PL7-8) ≤ 700 PL / 1 g
• Peso corporal del día 18 (PL10) ≤ 300 PL / 1 g.

Otro factor importante para evaluar las cuotas de camarón en los criaderos es la densidad de población de nauplios, que no debe exceder los 100 nauplios / l. También es importante que la temperatura del agua se mantenga a 30 ± 1 grados C para el desarrollo y la calidad óptimos de las larvas durante el cultivo en el criadero.

Pruebas microbiológicas

El primer criterio a tener en cuenta al evaluar la calidad de las postlarvas de camarón es la realización de una serie de pruebas microbiológicas para asegurar la ausencia de patógenos animales. Las siguientes pruebas generalmente se recomiendan en la fase PL6 para confirmar la acumulación de postlarvas:
• Reacción en cadena de la polimerasa (PCR) negativa en virus de la necrosis hipodérmica y hematopoyética infecciosa, virus de la mionecrosis infecciosa, virus del síndrome de Taura, virus de la cabeza amarilla y virus del síndrome de la mancha blanca.
• El recuento bacteriano total máximo es 1.0 x 103 UFC / g de agar macerado de larvas, de las cuales más del 90 por ciento de las colonias deben ser amarillas.
• Presencia negativa de Vibrio harveyi (bacteria bioluminiscente) que puede detectarse en agar.

Si los bordes de los postes no pasan ninguna prueba microbiológica, deben rechazarse para reabastecimiento.

Evaluación visual directa

Después de que las crías hayan sido sometidas a pruebas microbiológicas y antes de ser transportadas a la granja, se debe realizar una evaluación visual directa del tanque en la planta de incubación y observaciones con un microscopio óptico en la planta de incubación. Los siguientes aspectos deben tenerse en cuenta en la evaluación directa.

Las postlarvas de camarón sanas tienen un gran hepatopáncreas oscuro que contiene muchas gotitas de lípidos.

Actividad larvaria. Para asegurar una actividad larvaria normal, detenga la aireación de las larvas en el tanque durante unos minutos para encontrar reumatismo positivo, nadando contra el flujo de agua de los animales.

Enfermedad del hígado del páncreas. Un hepatopáncreas grande y oscuro con muchas gotitas de lípidos debe observarse con un microscopio óptico. Un pequeño hepatopáncreas blanquecino con solo unas pocas gotas de lípidos indica una infección.

Tracto gastrointestinal. El movimiento peristáltico en el intestino y una proporción de músculo a intestino de 4: 1 en la última cavidad abdominal es un buen indicador de salud.

Suciedad y necrosis. La observación microscópica directa de los peligros postlava puede detectar la presencia de hongos y / o ciliados de la especie Lagenidium (especies Zoothamnium, Epistylis, Vorticella), que generalmente causan contaminación de las branquias postlarvas. La presencia de estos parásitos puede indicar la calidad del agua del tanque de larvas. Finalmente, si no se controla esta situación, las bacterias filamentosas Leucotrix pueden invadir otros tejidos, provocando daño tisular y mortalidad.

Condiciones de transporte

El transporte de larvas es un tema importante que debe tenerse en cuenta antes de suministrar larvas para asegurar una buena calidad larvaria. Las necesidades relevantes de oxígeno, temperatura y alimentos están relacionadas con el tiempo que lleva transportar la incubadora a la granja. Se recomiendan las siguientes condiciones para el transporte:

Una proporción de músculo a intestino de 4: 1 (flechas) indica camarones sanos.

• Menos de cuatro horas de viaje: mantenga la temperatura ambiente.
• Cuatro a 12 horas de conducción: Almacenar a una temperatura de 24 a 28 grados C.
• Más de 12 horas de viaje: mantenga entre 18 y 23 grados-C.
• La concentración mínima de oxígeno disuelto debe ser de 5.0 mg / L en todas las distancias.
• Deben estar disponibles 15-20 nauplios de artemia cada cuatro horas por cada postlarva de camarón.

Si no se cumplen las condiciones anteriores durante el transporte, los animales pueden desarrollar estrés, lo que puede aumentar la concentración de amoníaco en el agua y bacterias en las postlarvas. En última instancia, esta situación puede provocar la muerte antes de llegar a la granja, en cuyo caso se debe suspender el acopio de postlarvas.

(Nota del editor: este artículo se publicó originalmente en la edición de septiembre / octubre de 2013 de ).

Deja un comentario