Cultivo de agua dulce en Papúa Nueva Guinea abogado de acuicultura global

Las pequeñas empresas necesitan apoyo adicional

La formación adicional ayudará a promover la acuicultura en Papua Nueva Guinea. El seminario de tres días de 2006 en la piscifactoría comunitaria de Potsy Village contó con la asistencia de 150 agricultores.

La mayoría de los 5,6 millones de países de Papúa Nueva Guinea, justo al sur del ecuador en la región de Asia y el Pacífico, son agricultores o viven en el campo. Más de 2,0 millones viven en las tierras altas, que se encuentran a más de 1.400 metros sobre el nivel del mar. Muchos viven al borde de la subsistencia.

La población está creciendo rápidamente, por lo que la seguridad alimentaria es un gran problema. La gente de Papua Nueva Guinea se ha alimentado tradicionalmente de la agricultura y la vida silvestre. La pesca se realiza en la costa y algunos aldeanos capturan regularmente aguas continentales para complementar su dieta, pero la mayoría de los ríos tienen una escasez general de peces de agua dulce. Por lo tanto, la acuicultura tiene el potencial de satisfacer las futuras necesidades de proteínas de las personas.

Introducciones de especies

En un esfuerzo por aumentar las poblaciones de peces, se han introducido más de 25 especies de peces exóticos en Papua Nueva Guinea desde 1949. A principios de la década de 1990, había alrededor de 11 especies de potencial acuícola o se encontraron en ríos y lagos. La carpa y la trucha arco iris se cultivaron en las tierras altas.

Entre 1993 y 1997, el ambicioso programa de recuperación de poblaciones de FISHAID introdujo nueve nuevas especies en los sistemas del río Sepik-Ramu, incluidas la tilapia de pecho rojo, el gouramy gigante, la carpa de Java, la trucha blanca, el mausher dorado y chocolatero, el pacu y el curimbata. Algunas especies, como el mausher dorado, se reproducen en el embalse de Yonki y se han desarrollado nuevas poblaciones de peces.

La introducción más reciente de peces de acuicultura tuvo lugar entre 2002 y 2003, cuando se distribuyó tilapia de cultivo genéticamente modificada (GIFT) a los agricultores en el Highland Aquaculture Development Center, Highland Aquaculture Development Center en Aiyura, East Highland Province. Esta cepa de tilapia puede ayudar a superar los cuellos de botella que limitan la acuicultura en Papúa Nueva Guinea.

Estructura industrial

Desde hace medio año, el equipo de autores ha llevado a cabo un proyecto de investigación y extensión de cuatro años destinado a mejorar la formación, las yemas de los dedos y la alimentación de los pequeños piscicultores de todo el país. El proyecto está financiado por el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional y los organismos colaboradores: la Agencia Nacional de Pesca, el Departamento Nacional de Agricultura y Ganadería, la Provincia de Eastern Highlands y la Universidad de Western Sydney en Australia.

En un estudio de 313 piscicultores, los autores identificaron tres tipos principales de piscicultores en Papúa Nueva Guinea. Los recién llegados que aún no habían cosechado representaban entre el 45 y el 55 por ciento de los agricultores. Alrededor del 40-45 por ciento eran agricultores bien establecidos con menos de 1,000 peces en estanques que habían cosechado al menos una cosecha. Solo el 5-10 por ciento eran agricultores pioneros con una infraestructura significativa enfocada en vender a restaurantes o mercados de exportación.

Hasta 35 trabajadores a tiempo completo y 100 eventuales trabajaron en las granjas más establecidas, pero el 68% de todas las granjas tenían solo un trabajador. Aproximadamente el 35 por ciento de las granjas no tenían ganado y más del 50 por ciento tenía una densidad de población de menos de dos peces por metro cuadrado. Como reflejo de la piscicultura extensiva, el número medio de peces suministrados fue de 70 peces por granja a una densidad de 1,4 peces por metro cuadrado. Ninguna finca utilizó aireadores eléctricos.

Cabe señalar que el 80,2 por ciento de los agricultores que respondieron no había vendido, mientras que el 43,7 por ciento consumió parte de su pescado, y ese consumo interno representó más de un tercio de la cosecha. Estos resultados mostraron que la piscicultura es una fuente importante de proteínas para los agricultores y sus familias.

El alimento para peces consistió en verduras cocidas o crudas en el 78,9 por ciento de las granjas. Otra parte importante de las granjas utilizaba hortalizas hortícolas con gusanos vivos y termitas. Hasta el 10 por ciento de las granjas utilizaban diferentes tipos de pienso en gránulos, incluidos gránulos de pollo, gránulos de trucha y piensos caseros a base de ingredientes locales. El costo de la alimentación comercial estaba fuera del control de la mayoría de los agricultores. Los agricultores necesitan urgentemente formación para preparar piensos para peces a partir de los ingredientes disponibles en las diversas condiciones climáticas de Papúa Nueva Guinea.

Las entrevistas con los agricultores revelaron que los problemas más importantes para el desarrollo y el éxito comercial eran una mejor provisión de herramientas manuales, más capacitación, mejor apoyo financiero, mejor alimento y mejor suministro de equipos y materiales. Los encuestados también dijeron que una mejor infraestructura y el desarrollo del mercado son cuestiones importantes.

Cuello de botella en las ventas de Hatch

La oferta de criaderos está limitada por varios factores. El Centro de Desarrollo de la Acuicultura de las Tierras Altas es el centro de atención principal para las familias de carpas y tilapias GIFT. Desafortunadamente, las tierras altas se ven afectadas por las condiciones climáticas cambiantes y el personal del centro no puede depender de las estaciones húmedas anuales normales.

Como resultado de la sequía de 1997, desaparecieron todas las eclosiones de carpa plateada y carpa cabeza y muchas de las carpas comunes. Además, los recursos y la financiación insuficientes limitan el programa del Centro a las familias de las cinco familias GIFT, lo que limita la diversidad genética de la tilapia.

La familia de las truchas es atendida en el criadero y criadero de truchas del lago Yaundo en el lago Pindi. Esta empresa privada es el único proveedor de huevos y uñas de trucha para pequeños agricultores en la provincia de Simbu y otras provincias de las tierras altas.

Fabricación de dedos

La introducción de GIFT tilpia (desde arriba) ayudó a mejorar la accesibilidad de los dedos. El mausher dorado (derecha) es capturado por la red del embalse de Yonki.

El Centro de Desarrollo de la Acuicultura de las Tierras Altas es capaz de producir más de 1 millón de dedos por año. Sin embargo, la producción se ha visto gravemente afectada por el envejecimiento de la infraestructura de la instalación, la falta de financiación y la pérdida de conocimientos técnicos. La falta de electricidad, agua, alimento y hormonas en la familia de las carpas ha provocado una disminución constante en la calidad de la descendencia. En consecuencia, la frecuencia de desove ha disminuido y la producción de guantes ha sufrido regularmente una alta mortalidad.

Sin embargo, entre 2000 y 2005, un pequeño grupo de personal dedicado vendió un promedio de 89 294 yemas de los dedos por año a los agricultores. Se realizaron casi 500 envíos, un promedio de 185 por yema del dedo por envío en la mayoría de las provincias de Papua Nueva Guinea. Muchos de los envíos fueron a misiones de la iglesia y organizaciones no gubernamentales (ONG) relacionadas con la escuela que redistribuyeron el pescado a los agricultores.

El cambio reciente más significativo en la producción de dedos se produjo con la emisión de tilapia GIFT hace varios años. A medida que los peces se reproducen en estanques sin necesidad de criaderos, muchos agricultores se han convertido en proveedores de dedos de tilapia. Un agricultor de las tierras altas de la provincia de Morobe, que recibió 20 dedos de REGALO en septiembre de 2003, informó que había cultivado y distribuido 10.000 dedos en la zona remota de Kabwun desde que recibió el pescado original.

Debido al duro paisaje de Papúa Nueva Guinea, es imposible que un criadero nacional abastezca de manera efectiva a muchas granjas pequeñas, especialmente en áreas remotas. Sin embargo, la mayoría de los criaderos pequeños no están equipados adecuadamente y no pueden permitirse materiales para empaquetar y transportar los dedos.

La mayoría de las yemas de los dedos compradas en pequeños criaderos se colocan en baldes u otros recipientes con agua y, a menudo, se transportan a largas distancias. Para mejorar la eficiencia de la entrega a las pequeñas granjas, recientemente se lanzó una importante iniciativa, con el gobierno, las ONG y los agricultores trabajando juntos para establecer centros de distribución de dedos en lugares clave. Los centros son abastecidos tanto por el criadero nacional como por agricultores experimentados.

Cultivo en jaula

El embalse de Yonki, de 2.000 kilómetros cuadrados, es el cuerpo de agua más grande de las tierras altas de Papúa Nueva Guinea. Se creó para suministrar electricidad a las provincias montañosas, así como a Morobe y Madang. La investigación en jaulas con carpas y tilapias comenzó en 1998 en el embalse de Yonki.

En 2002, los peces GIFT se probaron con mayor éxito y en 2003 se formó la Asociación de piscicultores de Yonki. La primera capacitación de agricultores sobre el cultivo de tilapia en jaulas se llevó a cabo en 2004 por funcionarios de la provincia de East Highland.

Entrenamiento en servicio

La geografía de Papúa Nueva Guinea restringe severamente los viajes y las comunicaciones. Los acuicultores disponen de programas de formación y capacitación en servicio, pero se necesitan más. De 1984 a 1994, el Servicio de Desarrollo Luterano en las Tierras Altas se centró en la capacitación y extensión a lo largo de toda la vida. Por lo tanto, se promovió la agricultura integrada utilizando una combinación de pollos y / o patos con carpa.

Tras la expansión del Centro de Desarrollo de la Acuicultura de las Tierras Altas a mediados de la década de 1990, la Agencia de Cooperación Internacional de Japón financió tres cursos anuales de 1997 a 2004. La formación de los piscicultores se llevó a cabo principalmente a través de Wokabaut Skul, que viajó a muchos lugares y formó a unos 300 agricultores y funcionarios.

Desde 2000, el Banco Asiático de Desarrollo ha financiado cursos de formación para agricultores en las provincias de Morobe y East Highland. El Banco celebra contratos con agricultores avanzados o funcionarios experimentados, que luego capacitan a los agricultores en ubicaciones centrales en las comunidades de las aldeas. Desde 2005, el proyecto de los autores también ha identificado 20 granjas de peces de demostración, donde se organizan seis talleres para pequeños acuicultores al año.

(Nota del editor: este artículo se publicó originalmente en la edición de mayo / junio de 2007 de ).

Deja un comentario